Formulario de contacto

 

Estudio de Jóvenes - Efesios



Pablo, apóstol de Jesucristo por la voluntad de Dios, (Ephesians 1:1).

Si usted estuviera escuchando esta epístola, quite el nombre Pablo, inserte su nombre y entonces, donde tenga que ir su nombre: Jaime, empleado de estación de servicio por la voluntad de Dios. Juan, herrero por la voluntad de Dios. Vea usted, no todos son llamados a ser apóstoles. No todos son llamados a ser pastores, y no todos son llamados a ser predicadores. También, es un error intentar ser algo a lo que Dios no la ha llamado, algo para lo que Dios no lo ha equipado a usted.

A mí realmente no me gusta la frase, “Oh, él está siguiendo el llamado más alto de Dios; él está en el ministerio”. El ministerio no es el llamado más alto de Dios. “Oh, él está siguiendo el llamado más alto de Dios; él es misionero”. Ese no es el llamado más alto de Dios. Cualquier cosa a lo que Dios lo haya llamado a hacer y equipado para ser es el llamado más alto de Dios para su vida. Y usted no necesita sentirse de un ciudadano celestial de segunda categoría solo porque usted tiene un trabajo en una estación de servicio, o si usted es una secretaria, o si usted ha sido bendecida por Dios con el privilegio de ser un ama de casa. Cualquier cosa que sea para lo que Dios lo llamó a usted ese es el mayor llamado de Dios para su vida, y deberíamos estar gozándonos en lugar de sentirnos culpables.

A continuación puedes escuchar las grabaciones de estos estudios.